Limericks

Limericks

 

Había en Aragón un amable titiritero

Que a todo el mundo fascinaba con su paraguas y su sombrero

Cuando estuvo a punto de abrir su corazón

Pensó mejor dejarlo para otra ocasión

Aquel amable y pobre titiritero

 

 

Limericks

 

Era de tal simpleza

La Ley de la Naturaleza

Que ni Newton, ni Darwin, ni Einstein

Ni Hipócrates, ni Arquímedes ni Frankenstein

Supieron que se trataba de la Pereza

 

 Limericks

 

Limericks

C’era una volta Um…bertaccio

Che aveva una faccia de Pazzo

Con il tagliarino nella mano

Gridava :...¡Io sono il Padano!

Ma lo primo a tagliare fue il suo cazzo

 

 

 

 Limericks

 

Pensaba un titiritero

Mientras pasaba el sombrero

Hacer reir a la gente

No es suficiente

Si no se llena el sombrero